Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

viernes, noviembre 19, 2021

Respuesta a los que critican votar por el profesor Eduardo Artés

Me han llegado correos, Messenger y WhatsApp, algunos en tono buena onda y otros en mala, incluso algo agresivos, criticándome por apoyar públicamente al profesor Eduardo Artés, pero sobre todo increpándome por mi decisión de votar nulo en segunda vuelta de no competir en ella el profesor. La mayoría de los mensajes son de militantes PC, PPD, PS y FA e “independientes”. En todo caso, lo que me llama la atención no es la crítica en sí, eso me da lo mismo, es legítimo el derecho a opinar. Lo que llama la atención es la pobreza de argumentos, sobre todo cuando vienen de personas que se dicen de izquierda y, además, tienen cierta experiencia política. Algunas de las afirmaciones son: “le hacen el juego a la derecha”; “votar por Artés es perder el voto porque no saldrá”; “no puede ser presidente alguien que usa muletillas”; “Por culpa de ustedes saldrá Kast”; “Después no se quejen cuando gobierne el fascismo”; “Todos unidos con Boric es la única opción para derrotar a Kast”, etcétera.

Ahora bien, ¿“todos unidos con Boric” es la solución? Y, ¿por qué no, todos unidos con Artés? Sería la respuesta obvia siguiendo la lógica de los boristas. ¿O acaso es mejor el programa de Boric que el de Artés para que por fin haya justicia social de verdad en Chile, y no mendrugos? ¿Han leído el programa del profesor o solo se dejan guiar por las caricaturas de la prensa neopinochetista? Y ¿por qué, quienes ideológicamente profesamos el socialismo y consideramos la conciencia de clase como motor de la historia tendríamos que votar por un programa socialdemócrata? ¿Acaso por el tan vociferado “mal menor”? Por favor, no han aprendido nada de los gobiernos de Aylwin, Frei, Lagos, Bachelet, que no conformes con gobernar para los empresarios, le abrieron el camino a Piñera dos veces, trajeron de vuelta a Pinochet y han encubierto la corrupción dentro de los partidos políticos, de las fuerzas armadas, del poder judicial y la policía. O sea, bastan unas migajas (como el auge, bonos, pensión solidaria, etcétera) y debemos salir corriendo y “votar para parar a la derecha”. Si la derecha está donde está se debe a las políticas de los acuerdos que llevó a cabo con esta la Concertación y Nueva Mayoría, sumándose más tarde el Frente Amplio. Y no hemos sido nosotros quienes han votado por Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet, sino justamente los detractores de Artés, nadie más que ellos. Con el cuento de parar a la derecha, la casta política concertacionista, nuevamayorista y fenteamplista, ha hecho justamente lo contrario a lo que vocifera, dar manga ancha al neopinochetismo. Es cosa de leer todas las leyes aprobadas por el parlamente desde 1990 a la fecha, entre usted a la biblioteca del Parlamento y podrá comprobarlo. Entonces, ¿la solución sería todos unidos tras de Boric, o de Provoste, o de MEO? Por supuesto que no, la solución sería todos unidos tras Artés, cuyo programa se centra en los trabajadores y propone acabar con los abusos de la oligarquía con claridad y firmeza. Para frenar al fascismo se necesita firmeza, no titubeos ni los farsantes acuerdos dentro del republicanismo portaliano. Ustedes dicen que Eduardo Artés plantea ideas del pasado, que se quedó en la guerra fría, que no se renueva y una sarta de descalificaciones más. ¿Es acaso idea del pasado acabar, por ejemplo, con la explotación de los trabajadores, con los miles de abusos? ¿O acaso no existe la explotación de los trabajadores hoy en día? Mientras eso exista, entre muchos más casos, es absolutamente válido lo que plantea el profesor Artés: Refundar Chile. Mientras tanto, sus detractores pueden seguir, como en el tango, llorando “la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser”, la cobardía de ir a la Enade a rendir la prueba de la blancura ante la voz del amo y mover la cola.  

No hay comentarios.: