Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

miércoles, diciembre 14, 2016

Exterminio. La represión contra los comunistas chilenos 1973-1976


(LOM Ediciones, 374 pág.). Carmen Hertz, Apolonia Ramírez y Manuel Salazar. “La represión a las dirigencias comunistas formó parte del contexto general de la represión al pueblo de Chile, pero estuvo específicamente relacionada con la actividad de resistencia que el Partido Comunista llevó a cabo desde el mismo año 1973”. Dos direcciones aniquiladas fue el resultado de las acciones de los aparatos represivos, lo que, en todo caso, no detuvo la disposición de los comunistas para enfrentar a la dictadura. A pesar de la insuficiencia de los medios logísticos con que contaba, el Partido Comunista logró reponerse cada vez que fue golpeado, aprendiendo a golpes de sangre a sobrevivir en la clandestinidad. Los testimonios directos son abundantes, acompañados de una cronología de los hechos bien documentada. Destacan, por tratarse de importantes dirigentes de aquel período, los testimonios de Juan Carlos Arriagada, ex secretario general de la Juventudes Comunistas en la clandestinidad, y de David Canales Úbeda, militante que perteneció a la Seguridad del Partido Comunista. Los hechos que llevaron a la muerte a los dirigentes y militantes comunistas entre 1973 y 1976 son tan brutales, que muchas veces cuesta creer a los extremos que las fuerzas armadas y carabineros llegaron en su manera de torturar y asesinar. Las víctimas, hombres, mujeres y niños ejecutados y desaparecidos a manos de los esbirros de Pinochet y la derecha chilena, sólo caben en la categoría del heroísmo de quienes, a pesar de todos los horrores, jamás dejaron de creer en la posibilidad de un mundo justo para todos. Posibilidad que, en parte, logró hacerse realidad durante el gobierno de la Unidad Popular.

No hay comentarios.: