Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

viernes, noviembre 11, 2016

El secreto del submarino



(Ediciones B, 185 pág.). Investigación de los periodistas Daniel Avendaño Caneo y Mauricio Palma Zárate, subtitulada “La historia mejor guardada de la Armada de Chile”. El 10 de septiembre de 1976, la marina chilena, que se preparaba para participar en la operación Unitas, se puso en estado de alerta al percatarse de que un submarino había penetrado en la bahía de Valparaíso sin que nadie se diera por enterado. ¿Peruanos? ¿Soviéticos? ¿Cómo nadie lo detectó? ¿Qué hacemos? Fueron las preguntas en el aire.        
 
La investigación cuenta con testimonios de ex comandantes en jefe de la Armada y de varios marinos que de una u otra manera fueron testigos de esta historia, pues cumplían labores en los buques involucrados en el episodio. La mayoría niega que se haya hundido un submarino y que otro lograra escapar luego de sobrepasar las defensas chilenas. Si bien los hechos son confusos y rodeados de secretismo, tanto en Chile como en Perú, lo concreto sería que efectivamente la armada chilena habría hundido un submarino en la bahía de Valparaíso y que sus restos se encontrarían en la profundidad del océano cerca de la desembocadura del estero Marga Marga, cubierto por una malla metálica que, en el verano de 1983, la armada ordenó poner para evitar que salieran a flote vestigios de la nave. Buques de la armada bombardearon la bahía con cargas de profundidad durante tres días en un despliegue inusitado de recursos bélicos para acabar con los submarinos, dando como excusa a la opinión pública que se trataba de ejercicios que estaban programados debido a la operación Unitas. Algunos de los entrevistados claves reconocen haber visto fotos del submarino hundido.  

El ex almirante Jorge Arancibia Reyes, uno de los pocos que se refiere al hecho de manera abierta, afirmó que: “Un buque obtuvo la detección inicial y luego fue confirmada por otro. Se registró un posible submarino. Es decir, el objeto tenía características metálicas y otras condiciones que lo califican como posible. Frente a la persistencia de ese contacto, el mando de la época dispuso de una reacción con armas y bombas de profundidad. Finalmente, ese contacto se mantuvo durante un buen tiempo, se desplazó y advertimos una serie de características bien notables hasta que de pronto desapareció. No se supo más de él” (…) “Las indagaciones posteriores me hacen dudar que haya sido peruano. No hay que descartar que haya sido soviético”. Al parecer, el misterio sólo se resolverá totalmente si en algún momento el gobierno decidiera reflotar el mítico submarino que muchos aseguran que yace al fondo del mar.

No hay comentarios.: