Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

jueves, enero 07, 2016

Boris Calderón. Poesía reunida


(Ajiaco Ediciones. 213 pág.). No son pocos los poetas que tras su muerte, en plena juventud y desarrollo literario, terminan en el olvido. Es el caso de Boris Calderón (San Bernardo, 1934-Santiago, 1962), cuya obra es rescatada en este volumen gracias al trabajo del poeta e investigador, Javier Abarca Medel. Boris Calderón publicó tres libros: Estío en la materia (1954), El libro de los adioses (1956) y Canciones para una niña que se llama Francisca (1959), dejando además mucho material inédito y disperso. En el libro también se aclara que Calderón murió “a causa de un tumor cerebral y no por suicidio, como se ha establecido erróneamente en tantos mitos”. En 1956, el diario La Prensa de Osorno, publicaba sobre el poeta: “Su poemática original y audaz le guía solitario, único, por los hermosos umbrales del amor acuchillado por la muerte. Su postura estética y creadora incendiándose en su poderosa intuición, le ha colocado a la cabeza de la joven poesía chilena”.

No hay comentarios.: