Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

viernes, septiembre 04, 2015

El FPMR al Trasluz



Un sociólogo en el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (CEIBO Ediciones. 191 pág.). Tito Tricot. Testimonio de un militante se subtitula el libro cuyo su autor aclara: “Aquí no encontrarán la historia oficial del Frente, ni un análisis sociológico minucioso, ni un riguroso trabajo de investigación periodística. No hay ficción, sólo lo vivido directamente por mí y por algunos otros hermanos y hermanas que contribuyeron mucho más que yo a la caída de la dictadura. Este libro es un memorial a su sacrificio y coraje”. Y agrega: “Mi testimonio no representa a nadie, no habla por nadie, no declama por nadie. Es mi parecer, pensamiento, evocación, intuición. Ni más ni menos. Algunos celebrarán estas palabras, otros las rechazarán indignados, otros permanecerán indiferentes. A mí sólo me importa decir las cosas por su nombre: a la dictadura no se le derrotó [sólo] con un papel y un lápiz”.

En estas aclaraciones está el valor central del testimonio de Tito Tricot, en la transparencia de sentimientos que va expresando en cada página del libro. En contar una historia desde la cotidianidad vivida en el Frente desde lo humano más que desde un afán político ideológico saturado de elucubraciones intelectuales como sucede en otras publicaciones sobre el tema.

La historia y valoración del papel del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) en nuestra historia recién pasada, la dignidad y consecuencia de sus militantes, merecen todos los libros posibles y este es uno de ellos. La prensa escrita, radial y televisiva, ligada mayoritariamente a la casta cívico-militar, siempre ha pecado de parcialidad, reproduciendo el lenguaje y los conceptos de la oligarquía, sus mentiras y abusos. El FPMR no fue una organización terrorista ni nada parecido, por el contrario, fue la dignidad de Chile organizada en un contingente que optó por la defensa armada ante el ataque genocida de los militares, agrupados en la DINA, en la CNI, en el Comando Conjunto y otras orgánicas represivas.

Sobre la historia de los militantes rodriguistas, y cómo se jugaron la vida por recuperar la democracia en Chile, aún falta mucho por conocer. El país debe un monumento a los combatientes contra la dictadura. Dice Tito Tricot: “Digamos las cosas por su nombre de una vez por todas: a la dictadura no se la subyugó con un lápiz y un papel, ese fue sólo un acto, un segundo en 17 años de dictadura, como lo fue la elección presidencial de 1989. Ninguno de estos nanomomentos hubiese sido posible sin la lucha multidimensional que se llevó a cabo durante casi dos décadas”. Lucha donde evidentemente jugó un rol importante la lucha armada, incluida en la llamada Política de Rebelión Popular de Masas que impulsó el Partido Comunista.

Respecto a este período histórico señala el autor: “casi toda la historia oficial de la lucha contra la dictadura se ha escrito por los que no estuvieron en la lucha armada o por algunos que sí estuvieron o la apoyaron pero que ahora reniegan de ella”. Otro aspecto interesante del testimonio de Tito Tricot es la sinceridad en la crítica a la manera que algunos miembros de la dirección del Partido Comunista enfrentaron el tema de la lucha armada, porque naturalmente hubo vacilaciones, discrepancias y evasivas posteriores. Un volumen que da para muchas reflexiones.

No hay comentarios.: