Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

viernes, julio 10, 2015

Valparaíso


(Ediciones UDP). Joaquín Edwards Bello. 437 pág. Edición de la última versión de la novela más emblemática de Joaquín Edwards Bello, que, un principio, se publicó con el título Valparaíso, la ciudad del viento (1931) y luego con el de En el viejo Almendral (1943). La presente versión es de 1963. Se trata de una crónica novelada donde Edwards Bello da cuenta de su vida en el puerto donde nació hasta adentrado los años. Nos enseña los recovecos y cotidianidad de la sociedad porteña de la primera mitad del siglo XX. Nos muestra un mundo que se manifestó, en el principal puerto de nuestro país, durante una época de prosperidad comercial, por un lado, y profundas diferencias sociales por otro. Edwards Bello fue un crítico de la sociedad que le tocó vivir, pero sobre todo, de su propia clase social, desnudándola con la agudeza de sus juicios. Lo mismo hacía en sus crónicas periodísticas. Sí hay que decir que su visión crítica de la siutiquería, arribismo, mitomanía y otros “males” de la sociedad chilena, la realizó siempre desde la posición de quien se sabe –o se siente- en un nivel superior. En ese sentido,  y no digo que sea malo o bueno, sólo constato un hecho, Joaquín Edwards Bello nunca se desprendió de la clase a la cual pertenecía, a pesar de ser crítico de ella: la oligarquía nacional. En su lógica esa condición siempre estuvo presente. A mi entender, este párrafo de la novela lo deja claramente de manifiesto: “En el colegio atisbé la lucha de clases. Lucha de clases o envidia, es lo mismo. Se trata de la fealdad contra la belleza en sus diversas formas; la indecencia contra la inocencia; lo oscuro contra la luz; el harapo contra la elegancia y limpieza” (…) “La lucha de clases es, en primer lugar, el fracaso contra el éxito y el fracaso a costa del éxito”.

No hay comentarios.: