Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

domingo, mayo 18, 2014

Obra poética de Mahfud Massís



Editorial Fondo de Cultura Económica ha publicado el libro Obra poética de Mahfud Massís, uno de los vates más destacados de nuestras letras e  injustamente relegado a un plano que dista mucho del cual merecería estar. Esta publicación viene a pagar esa deuda. La edición estuvo a cargo del poeta y profesor Naín Nómez. El volumen –de poco más de 480 páginas- viene acompañado de fotografías y trae ilustraciones de la pintora Lukó de Rokha, quien fuera esposa de Massís e hija de Pablo de Rokha. Los libros incluidos son: Las bestias del duelo (1944), Elegía bajo la tierra (1955), Sonatas del gallo negro (1958), El libro de los astros apagados (1965), Leyendas del Cristo negro (1967), Testamentos sobre la piedra (1971), Llanto del exiliado (1986), Este modo de morir (1988), Ojos de tormenta (1990) y Papeles quemados (LOM Ediciones, 2001, póstumo). No se incluye su primer libro Litoral celeste (1940), esto porque el propio Massís, como explica Naín Nómez, “–en contadas ocasiones- llamó la atención, omitiendo su registro e incorporación en proyectos editoriales sujetos a su cuidado y preparación, como es el caso de la Antología 1942-1988 publicada en Venezuela en el año 1990”.

Mahfud Massís nació en Iquique en 1916 y falleció en Caracas, Venezuela, en 1990, donde vivió el exilio junto a su familia tras el golpe de Estado de 1973. En aquella nación, al momento del golpe militar, era agregado cultural del gobierno de la Unidad Popular encabezado por el presidente Salvador Allende. En Chile realizó una destacada labor literaria, siendo premiados sus trabajos en múltiples ocasiones. El Premio Municipal Pedro de Oña y el Premio Alerce de la Sociedad de Escritores de Chile, son algunos de sus galardones. También destaca su labor en la revista Polémica y no menor es su incursión en el ensayo, donde sobresale su obra “Walt Whitman, el visionario de Long Island” e “Imagen y persistencia de Andrés Eloy Blanco”. Massís no pudo regresar a Chile con vida, pero dejó un legado importante, tanto literario como político, pues se comprometió de lleno en la lucha del pueblo chileno para recuperar la democracia. Este sentimiento quedó reflejado en sus versos: “Hay noches/ en que veo generales con los huevos/ ardiendo, y digo/ la puta que los parió y otras cosas igualmente necesarias./ Hijos de la hiena manchada,/ ensuciaron la luz de gas carbónico y negro,/ bebiendo arsénico en jarrones de cuatro asas.../ Pero vendrá, estoy seguro,/ la hora de los vaticinios y los tambores fríos,/ el muro en que caerán como fetos ansiosos”. Sobre el esperado regreso, que no pudo concretar, escribió premonitoriamente: “Quiero volver a Chile,/ mirar, si es posible, la antigua Alameda,/ mientras paso con mi ataúd/ en el que guardo un pájaro del mar Caribe”. Mahfud Massís amó Chile y amó a Venezuela, que lo acogió solidariamente, pero también amaba sus raíces: “Ciertos muertos me saludan, vienen/ de Palestina,/ preguntando cómo y por qué, llorando,/ mientras cae la lluvia...”.      

Mahfud Massís estuvo comprometido con las grandes causas del ser humano y eso lo llevaba a expresarlo en su poesía. No fue un poeta neutral y cuando polemizaba lo hacía con argumentos contundentes, era un poeta culto. Esta publicación viene a ocupar un vacío que existía sobre su obra, pues sus libros nunca fueron reeditados. Su poesía merece ser leída con atención.

No hay comentarios.: