Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

sábado, noviembre 23, 2013

Los caminos del nuevo Parlamento



Finalizadas las elecciones parlamentarias 2013, tanto en la cámara de diputados como en el senado, han quedado en mayoría, con respecto a la Alianza derechista, las fuerzas afines a Michelle Bachelet, que de no mediar que ocurra algo insólito, como que aterricen los marcianos en la plaza de armas bailando cha cha cha, será la próxima presidenta electa de Chile a contar del 16 de diciembre.  

Ante este panorama, y las posibilidades que aquella mayoría y el próximo gobierno intenten realizar los cambios profundos que el pueblo y los movimientos sociales exigen en las calles, la prensa vinculada a la derecha económica y al pinochetismo, ha iniciado, desde que se dieron a conocer los resultados de la elección el 17 de noviembre, una campaña de ablandamiento y “persuasión” a los parlamentarios electos -y a los partidos políticos- de la Nueva Mayoría, donde el poder que mantienen los ex MAPU y escalonistas del PS son el peor lastre que arrastra dicha coalición. Y ni hablar del equipo económico que asesora a Bachelet, todos cortesanos de los grandes conglomerados económicos. Los mensajes a los diputados y senadores electos son enviados a través de las editoriales, y de algunos columnistas, de La Segunda, El Mercurio y La Tercera, prensa especialista en este tipo de menesteres. Amén del lobby que realizan personajes como Enrique Correa, quinto columnista de la Concertación y hoy de la Nueva Mayoría, entre otros. Los mensajes, evidentemente, vienen de quienes sostienen estos medios, el empresariado neoliberal y la oligarquía política atrincherada en la derecha pinochetista. El centro del mensaje (léase amenaza velada) es que el nuevo parlamento debe mantener la gobernabilidad del país tras su asunción en marzo de 2014.

Pero, ¿en qué consiste dicha gobernabilidad? La gobernabilidad, claramente, para estos señores, consiste en mantener un sistema que les permita perpetuar la acumulación capitalista, la usura, el abuso social, la usurpación de los recursos naturales, la distorsión histórica y cultural, la ignorancia y la vida de matinal de TV que enajena síquicamente a los chilenos. En varias entrevistas publicadas por los medios mencionados, a dirigentes de la Nueva Mayoría, éstos ya hablan de “no pasar la aplanadora”, de la “necesidad de consensos”, “de la grave inconveniencia de gobernar sin acuerdos unánimes”, etcétera. A buen entendedor pocas palabras.  

Frente a esto, existe la incógnita del comportamiento que tendrán, cuando comiencen a ejercer sus cargos, como diputados, los cuatro ex dirigentes estudiantiles que salieron electos (Gabriel Boric, Karol Cariola, Camila Vallejo y Giorgio Jackson) más un dirigente social (Iván Fuentes). Éstos sólo tienen dos posibilidades, una es que se apoltronen en el parlamento y comiencen a justificar decisiones injustificables en pro de una esperanza, para realizar cambios, sólo en la medida de los cambios posibles (que no son más que los que permite la oligarquía), y la otra es que lleven la voz y rebeldía de las calles al parlamento, que es lo único que justificaría que hayan sido electos. Es decir, que hablen por la gente que los eligió y no por ellos mismos. Es la única manera de empezar a construir parlamentarios de nuevo cuño, que sean verdaderos representantes del pueblo y no sus Judas, como ha sido hasta ahora. Este factor será fundamental para saber si la bancada 2011, o de la calle, a la que se les deberían sumar los PC reelectos Guillermo Teillier, Lautaro Carmona y Hugo Gutiérrez más Daniel Nuñez, que salió favorecido con el sistema binominal, es una realidad o sencillamente un nuevo volador de luces. Un dato “curioso”, Nuñez ha expresado que las posibles protestas en el próximo gobierno no necesariamente serán contra el gobierno. Dentro de todas las posibilidades, Gabriel Boric aparece como el más consecuente de los electos, y el más claro cuando argumenta sus posiciones. También es un aliciente, en la nueva situación política, que en la FECh haya sido electa Melissa Sepúlveda y la ACES esté comandada por Isabel Salgado, que tienen la película muy clara. Una pregunta, para terminar: ¿Veremos marchar, el próximo año, a los parlamentarios de la Nueva Mayoría por las calles junto a los estudiantes y al movimiento social al que dicen pertenecer y avalar? Interesante incógnita, ¿no creen ustedes?

No hay comentarios.: