Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

jueves, septiembre 26, 2013

Luis Emilio Recabarren



(LOM Ediciones). Una biografía histórica. El historiador Julio Pinto Vallejos, nos entrega una biografía sobre Luis Emilio Recabarren que tiene la oportunidad de ver la luz en un momento en que existe mayor conocimiento de los antecedentes históricos de la época que le tocó vivir al llamado padre (o impulsor) del movimiento obrero en Chile. En las últimas décadas la historiografía ha tenido notorios avances gracias al acceso a fuentes que antes no se conocían. En el caso de Recabarren, si bien existían otras biografías –cinco- de distinta factura, éstas fueron escritas hace más de veinte años, la última de ellas en 1992. Julio Pinto explica que en este trabajo “ha querido, concretamente, acompañar a Recabarren a lo largo de sus casi cincuenta años de vida, señalando sus principales hitos y puntos de inflexión, e insertándolo en los procesos en que le cupo actuar y que contribuyó a configurar. Se ha dispuesto para ello de su muy voluminosa obra escrita, tanto la de mayor aliento teórico volcada en folletos y libros, como la de carácter coyuntural o de combate que quedó plasmada en cientos de artículos periodísticos, proclamas y discursos parlamentarios, los cuales han sido consultados tanto en compilaciones previas como directamente de la fuente”. El libro se dispone en cinco capítulos: El despertar del militante, Horizontes socialistas, La pampa se tiñe de rojo, El giro maximalista, Un comunista en el parlamento. Más un epílogo titulado Réquiem para un apóstol. Luis Emilio Recabarren militó alrededor de veinte años en el Partido Demócrata, por el cual fue elegido diputado en 1906, siendo sacado de su cargo al poco tiempo tras ser impugnada su elección, situación injusta que incluso provocó el reproche  de la prensa reaccionaria encabezada por El Mercurio y El Ferrocarril. En 1912, el 4 de junio, Recabarren, junto a otros compañeros, fundó el Partido Obrero Socialista, que el 2 de enero de 1922 pasaría a llamarse Partido Comunista de Chile. En 1920 Recabarren fue candidato a la presidencia de la República y en 1921 nuevamente fue electo diputado, por Antofagasta, en una controvertida elección debido a un pacto electoral entre el POS y la Alianza Liberal, que era el conglomerado del presidente Arturo Alessandri Palma.      

Pinto inicia el recorrido por la vida de Luis Emilio Recabarren dando cuenta de su etapa de juventud, período que guarda bastantes lagunas acerca de su quehacer y vida personal, incluso motivando, entre quienes han escrito sobre él, versiones diversas respecto a cuestiones puntuales de su desempeño político. El legado ideológico de Luis Emilio Recabarren es esencial en el proceso de lucha política y económica que desarrolló la clase obrera a lo largo del siglo XX, proceso que alcanzó su cúspide con el triunfo de la Unidad Popular, en 1970, encabezada por Salvador Allende. Recabarren, además de su capacidad para organizar a los trabajadores y sacar adelante medios de prensa populares, poseía la convicción de que una de las tareas de las organizaciones obreras era inculcar la cultura a sus asociados. Para él el arte, la literatura, las ciencias, eran asuntos fundamentales. Lo mismo que las relaciones de familia y el combate contra los vicios del alcohol, el juego y la prostitución. En el volumen, de gran interés resultan los antecedentes que se entregan sobre su larga estadía en Buenos Aires, su viaje a Europa y a la Unión Soviética. Luis Emilio Recabarren, durante su vida, sufrió la cárcel y muchas veces la incomprensión y crítica de sus propios compañeros, pero siempre salió adelante. Sus polémicas con sectores anarquistas también dieron lugar a muchas páginas en la prensa obrera. Tras su suicidio en 1924, se generaron muchas teorías y fabulaciones, cuestión que este trabajo, en nuestra opinión, aborda y analiza, con bastante sentido común y buen criterio.

No hay comentarios.: