Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

jueves, diciembre 20, 2012

El corazón a contraluz



(Editorial Catalonia). Primera edición en Chile de la novela, de Patricio Manns, El corazón a contraluz, que sólo había sido publicada en Argentina (1996) y en Francia. La novela recibió el elogio de la crítica e incluso algunos la consideran entre las mejores novelas chilenas de las últimas décadas. El encuentro fortuito (o quizás no) entre Julio Popper y Drimys Winteri, dan el motivo para que el autor nos narre parte de la historia y colonización de Tierra del Fuego, allá en el sur del mundo, donde el viento, la desolación y la tundra marcan el camino de sus habitantes. En El corazón a contraluz, el mito, el amor, la codicia, la crueldad y la ráfaga del arcano se conjugan con la brevedad de la existencia del hombre sobre la tierra. Los hechos se desarrollan en un territorio que se presenta propicio para que la muerte dialogue desde la vida, a veces con estridencia, otras tantas con silencio. Los episodios son siempre al límite, al borde del abismo, del sexo, de los sentimientos más oscuros, dentro un hechizo o en el extremo de la realidad, sea ésta histórica o fantasiosa. Popper representa al supuesto “civilizador”, al buscador de oro, al explorador afamado y hombre de mundo, al tipo culto que incluso se codea con Rimbaud. Winteri es el viento salvaje, la cimarrona políglota capturada tres veces y libre cada vez, la mujer dulce e indómita, maga y espada a contraluz, silenciosa, justa y desnuda.

En su oportunidad, el suplemento literario del diario Le Monde, de París, afirmó que: “En estas páginas, lo esencialmente novelístico alterna con lo biográfico, ciertas conferencias dictadas por Popper, hacen eco a la bitácora de Hernando de Magallanes, las consideraciones etnológicas responden a referencias históricas o a la cosmogonía selknam. De este aparente revoltijo emana, sin embargo, una asombrosa cohesión, como si todos estos fragmentos narrativos y estilísticos, admirablemente cincelados, procedieran de una misma vertiente para expandirse luego en un mar único y universal”.

No hay comentarios.: