Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

sábado, julio 07, 2012

La historiografía del siglo XX


El Fondo de Cultura Económica ha publicado una nueva traducción de La historiografía del siglo XX. Subtitulado Desde la objetividad científica al desafío posmoderno. El libro, publicado originalmente en alemán, en 1993, por Georg G. Iggers, uno de los más destacados estudiosos de la historiografía a nivel mundial, se ha convertido en un clásico sobre el tema. Su primera edición en español se realizó en 1995 y la que hoy comentamos es una nueva traducción que estuvo a cargo del profesor de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Iván Jaksic, que también redactó las notas y la presentación.

La historiografía, como bien explica Jaksic en la presentación: “necesariamente, es una tarea de síntesis, pero más que eso es un ejercicio lógico y metodológico que permite evaluar la consistencia y coherencia de los resultados de la investigación histórica”. La investigación histórica durante el siglo XX, y en las últimas décadas sobretodo, tuvo un desarrollo sostenido y cada vez más preciso. Y entrado el siglo XXI esto ha sido aún más notorio. Los mecanismos de investigación se nutren de otras ciencias, como la arqueología, por ejemplo, y también del avance tecnológico. En todo caso, la investigación siempre está marcada, de una u otra manera, por la ideología del historiador y por su intencionalidad. Una historia, verbigracia, sobre la religión católica, realizada por un teólogo cristiano, difiere mucho en sus conceptos de la que pudiera escribir un materialista dialéctico. Entonces valen las preguntas ¿Cuál de los dos tiene la razón? ¿Qué camino siguieron en sus investigaciones? ¿Cuánto de objetividad existe en las conclusiones? ¿Cómo abordan hoy los historiadores la historia como una disciplina profesional? Son interrogantes necesarias de aclarar, y en esto la historiografía resulta una herramienta que, de algún modo, nos ayuda a reflexionar sobre el tema desde varias aristas. La investigación histórica también tiene que ver con discursos literarios, con el mito y la realidad, con enfoques científicos y filosóficos, con cuestiones particulares y otras generales, con vínculos sociales y con estados y transformaciones de conciencia o determinado desarrollo de ésta en relación con el tiempo histórico.

El volumen se divide en tres partes: 1. Primera fase: el surgimiento de la historia como disciplina profesional. 2. Fase intermedia: el desafío de las Ciencias Sociales. 3. La historia y el desafío del posmodernismo. En los capítulos se abordan temas tales como el historicismo clásico; los inicios de la sociología histórica; la escuela de los Annales; la ciencia histórica marxista desde el materialismo histórico a la antropología crítica; desde la macro a la microhistoria: la historia de la vida cotidiana; el “giro lingüístico”: ¿el fin de la historia como disciplina académica?, entre otros. Georg G. Iggers explica que “las tres partes de este libro examinan el establecimiento de la historia como una disciplina de estudio, el desafío de las ciencias sociales a la investigación tradicional, y finalmente la crítica del pensamiento posmoderno a los enfoques científico-sociales, y su impacto en el quehacer de los historiadores”.

No hay comentarios.: