Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

domingo, julio 29, 2012

El Paso del Diablo


Acaba de ser reeditada –por Editorial Entrepáginas- la primera novela del escritor magallánico Pavel Oyarzún, El Paso del Diablo, una novela de carácter histórico relacionada con las luchas sociales ocurridas en el sur del mundo. Antes Oyarzún había publicado varios libros de poemas, en los cuales toca el tema del exterminio de los pueblos originarios que habitaron la Patagonia y también el de las luchas obreras ocurridas en la región. En esta oportunidad el autor nos narra la huida de un grupo de trabajadores desde las estancias ganaderas de Santa Cruz -en la Patagonia argentina- hacia Chile. La primera edición del libro fue realizada por LOM Ediciones en el año 2004.

Los hechos ocurren en el año 1921. Tras fracasar una huelga general en las tierras ganaderas en el sur de Argentina, un grupo de jinetes, encabezados por el gallego Antonio, líder del movimiento anarquista y guiados por Anselmo Bruna, un arriero y aventurero que les presta su ayuda, son perseguidos por el ejército en su huida a través del cerro El Guardián. Bruna, a pesar de su visión crítica en cuanto a la manera de ver la política, simpatiza con la causa de los huelguistas y los conduce hasta cruzar el Paso del Diablo, una peligrosa y casi inaccesible ruta que conduce a Chile. En su busca las autoridades envían a las tropas del 10° de Caballería al mando del coronel Varela, quien encomienda la misión –a través del capitán Viñas Ibarra- al sargento Valenciano, un militar sumiso a sus superiores y drástico con quienes están bajo su mando. Dueño, además, de una personalidad llena de conflictos y complejos ante sus superiores, como ocurre con el teniente Riviere, un oficial que lo desprecia debido a su origen.   

Durante el relato van quedando de manifiesto los conflictos de clase y existenciales al interior de cada grupo: el poder, la justicia, el amor, las desilusiones, la maldad, el sacrificio por un ideal, etcétera. Pavel Oyarzún nos muestra de manera sencilla (sin efectos pirotécnicos) el interior de los personajes y sus meditaciones colectivas y personales, dando al relato una agilidad que beneficia la lectura. Revitaliza la memoria histórica y nos presenta un tema que ha sido muy poco -o casi nada- mostrado en nuestra literatura, como son los conflictos sociales de la Patagonia, puestos en escena en su real dimensión y costo en vidas producto de los crímenes cometidos por las oligarquías chilena y argentina a principio del siglo XX. Me parece que este es el tipo de novelas que logran sostenerse en el tiempo. En este caso en particular, nos ayuda a relacionarnos con una parte del pasado de la región más austral del mundo que ha permanecido en las sombras durante años. También aporta a nuestro mercado literario con un tema que muchos consideran fuera de época, como si la literatura fuera una moda dictada por los “críticos de turno”. Finalmente, diría que es una novela escrita con rigor. Pavel Oyarzún es un escritor de alto vuelo, y esto lo ha demostrado en sus posteriores novelas San Román de la Llanura (LOM, 2006) y Barragán (LOM, 2009).   

No hay comentarios.: