Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

domingo, mayo 27, 2012

El despertar de la sociedad

(LOM Ediciones). Los movimientos sociales en América Latina y Chile. En este trabajo el historiador Mario Garcés analiza los últimos procesos de protesta social a partir del movimiento estudiantil chileno que copó las calles del país durante el año 2011, reivindicando la gratuidad de la educación estatal y el fin del lucro en la educación. El libro consta de cuatro capítulos: El movimiento estudiantil: despertar de la sociedad; ¿Qué es un movimiento social?; Los nuevos movimientos sociales en América Latina; Los movimientos sociales en el siglo XX chileno y ¿El futuro del movimiento estudiantil y de los movimientos sociales en Chile?, planteando interesantes disyuntivas. Después de diecisiete años de dictadura y veinte de gobiernos de la Concertación –período plagado de inconsistencias y miedos heredados- la gente ha comenzado a revalidar su derecho a protestar ante los abusos, vengan de parte del Estado o desde sectores privados. Una de las características del movimiento estudiantil fue justamente ser una especie de despertador del “derecho a pataleo”, por decirlo en chileno. Derecho que tarde o temprano debería convertirse en logros concretos respecto de las reivindicaciones económicas, ecológicas, de salud, previsión, trabajo, etcétera.

En cuanto a la situación en América Latina, Garcés hace un recorrido de los movimientos sociales que se han manifestado en el continente desde el siglo XX hasta nuestros días  y cómo éstos sufren períodos de flujo y reflujo en sus distintas etapas de desarrollo, haciendo notar que una de las características principales de los movimientos sociales actuales es su distanciamiento de los partidos políticos tradicionales insertos en la dinámica de las democracias burguesas, como es el caso de Chile. El libro resulta interesante para entender el porqué de la necesidad que exista un movimiento social fuerte y unido; y sobre todo, independiente de instituciones desgastadas por una dinámica obsoleta.

No hay comentarios.: