Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

martes, abril 10, 2012

Sobre la vía armada

Cada vez que un dirigente de izquierda hace mención, en cualesquiera que sea la circunstancia, del concepto “vía armada” o “lucha armada”, la derecha estalla en descalificaciones y se persigna hipócritamente, lanzando acusaciones contra el Partido Comunista y otras organizaciones de izquierda. Fue lo que sucedió tras la publicación de una entrevista a la dirigente estudiantil Camila Vallejo, en un medio de prensa español, ocurrida meses atrás.

Sobre esto, me gustaría precisar algunos puntos. La llamada vía armada, a través de la historia, y no sólo en Chile, reúne dos componentes. El primero es lo que podemos denominar Asalto a mano armada, acción ilegítima ejecutada por el ejército, o las fuerzas armadas en su conjunto, contra el pueblo soberano, con el fin de reprimirlo y acallar sus reclamos contra el abuso y la usura que sufre a manos de la oligarquía que posee el poder económico y político; y por lo tanto, el control del Estado. El segundo componente lo podemos definir como Defensa propia o Legítima defensa, que no es otra cosa que la respuesta armada, llevada a cabo por los sectores más conscientes y organizados del pueblo, para intentar defenderse de los asaltantes uniformados que asesinan, violan, torturan y desaparecen personas, tal como ocurrió en Chile durante la dictadura pinochetista. El Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) fue un ejemplo de cómo un sector del pueblo se organiza para ejercer la Legítima defensa. Por lo tanto, y si uno revisa la historia del Partido Comunista desde su fundación en 1912, se da cuenta que cuando en el año 1980 impulsa la Política de Rebelión Popular de Masas (PRPM), que incluía la lucha armada, lo hace en legítima defensa. Tan simple como eso, no hay nada de que avergonzarse, por el contrario, fue un acto de dignidad. Los delincuentes se habían tomado La Moneda mediante un golpe de Estado, atropellando todas las leyes vigentes ¿A alguien le queda alguna duda hoy de la verdad histórica? Sólo a la derecha aliancista, al Opus Dei, a los fascistas y nazistas chilenos.

Les recuerdo, a la derecha -y a un sector de la Democracia Cristiana-, para dar un ejemplo, que en el delirio del anticomunismo las “gloriosas” fuerzas armadas chilenas, a través de la DINA y CNI, entrenaron perros para torturar y violar seres humanos, asunto comprobado por vía judicial e informes sobre la violación sistemática de los derechos humanos en Chile. Además están los informes Rettig y Valech ¿Entonces, había que dejarse matar, torturar, violar, sin defenderse? Ya basta de cinismo, la violencia armada en Chile, como elemento de represión contra el pueblo, durante el siglo XX y XXI ha sido ejercida por las fuerzas armadas y la policía, que actúan como brazo armado de la derecha, no por quienes defienden su derecho a una democracia de verdad. Historiadores como Gabriel Salazar han demostrado esto ampliamente. También lo ha hecho Patricio Manns en su libro “Chile: una dictadura militar permanente”. Nos plus ultra.

1 comentario:

Boris Tomislav Hiche dijo...

tal cual....más clarito echarle agua..