Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

viernes, septiembre 03, 2010

Poesía venezolana

Las palabras necesarias (LOM Ediciones). Muestra antológica de poesía venezolana del siglo XX con una selección y prólogo de Arturo Gutiérrez Plaza, poeta y académico caraqueño. La muestra se suma a las anteriores publicaciones de LOM sobre poesía de Argentina, Perú y Bolivia, como una manera de acercar al lector chileno a la poesía de nuestros vecinos sudamericanos. La relación entre Venezuela y Chile desde el punto de vista de la literatura ha sido estrecha desde los inicios de la república. La presencia de Andrés Bello en nuestro país, por ejemplo, es fundamental en el plano de las letras. En el caso chileno poetas como Rosamel del Valle, Humberto Díaz-Casanueva y Mahfud Massís tuvieron una estrecha relación con sus pares venezolanos.   

La presente antología nos entrega una visión amplia del desarrollo de la poesía venezolana durante el siglo pasado y reúne una muestra de cincuenta poetas nacidos entre 1886 y 1971. Unos más conocidos –o difundidos- que otros, pero que en su conjunto dan cuenta de la riqueza de la poesía de esta nación, del imaginario histórico, estético y evolutivo de los poetas incluidos, tanto desde el punto de vista particular como en sus puntos de encuentro colectivos. Se pasa revista a los poetas reunidos en torno al grupo Viernes, por ejemplo, de gran influencia. También al grupo Apocalipsis, Tabla Redonda, Sardio y El Techo de la Ballena. Entre los vates de la muestra, echamos de menos, eso sí, a Cruz Salmerón Acosta, Aquiles Nazoa y Alí Primera, que a nuestro entender debería haber sido incluido. Pero claro, en toda antología –o muestra- siempre habrá ausencias. Lo importante es que hoy el lector chileno tiene a su alcance la posibilidad de leer autores prácticamente desconocidos en nuestro país. Podrá disfrutar, por ejemplo, de poetas como José Antonio Ramos Sucre, Andrés Eloy Blanco, María Calcaño, Vicente Gerbasi, Juan Calzadilla, Eugenio Montejo, Laura Cracco y Eleonora Requena, entre otros. Para muestra, estos versos de Cracco: “Hemos visto morir ciudades,/ imperios ricos en plumas/ aves de paraíso que olvidaron el regreso/ hombres ahogados en el mar/ por haber probado la carne de sus dioses/ soldados firmes que marcharon apretando en sus bayonetas la gloria/ seres desterrados que al fin encontraron un poco de arena/ y aún hoy persisten sus sonrisas en el polvo./ Hemos visto muertes dignas y muertes indignas/ unas adornadas con un último gesto de superioridad/ otras desmigajadas en miedo/ reyes moribundos llorando como humildes esclavos…”.  

No hay comentarios.: