Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

martes, enero 12, 2010

Del poder constituyente de asalariados e intelectuales

Del poder constituyente de asalariados e intelectuales: Chile, siglos XX y XXI (LOM Ediciones). El historiador Gabriel Salazar nos entrega un libro donde desacraliza la idealización del Estado portaliano y las consecuencias antidemocráticas que significó su implementación y reproducción en distintos períodos históricos hasta nuestros días. Como se explica en parte de la introducción: “en Chile la política ha sido una actividad privativa de los ‘vencedores’ que impusieron con respaldo armando la Constitución Política que les acomodaba: en 1830 con Portales, 1924 y 1925 con Arturo Alessandri Palma, y finalmente 1980 con Pinochet. Dos siglos de exclusión y anonadación sistemáticos del poder constituyente que, por naturaleza, es inherente a la comunidad de los hombres y mujeres libres, lo que ha implicado que la gran masa ciudadana se haya connaturalizado con una existencia despojada de soberanía, con una Carta Fundamental perpendicular que no la representa”. Salazar pasa revista a diferentes etapas, comenzando por la Asamblea Constituyente de asalariados e intelectuales, Luis Emilio Recabarren, Salvador Allende, construcción de poder ciudadano, transformación del sujeto social revolucionario y finalizando con el tema “Transición ciudadana: de la justicia estatal al tribunal de la historia”. El fin de estos seis ensayos es profundizar y entregar elementos de juicio sobre el problema del poder popular constituyente desde diferentes ángulos, en la idea de formar consciencia sobre cómo se han desarrollado realmente hechos que la historia oficial ha idealizado vaticanamente en provecho de las elites que controlan el Estado. Los argumentos de Gabriel Salazar son lúcidos y contundentes. En especial el capítulo final resulta un aporte esencial en el análisis, por tratar la actualizad nacional y su crisis de representatividad y extraña “obediencia civil”. 

No hay comentarios.: