Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

jueves, septiembre 10, 2009

Pablo de Rokha un 10 de Septiembre

Hace cuarenta y un años, un 10 de septiembre de 1968, nos dejó el poeta Pablo de Rokha. Para recordarlo, compartimos estos fragmentos de su poema "Canto del macho anciano":

CANTO DEL MACHO ANCIANO

Caduco en “la República asesinada”
y como el dolor nacional es mío, el dolor popular me horada
la palabra, desgarrándome,
como si todos los niños hambrientos de Chile fueran mis parientes;
el trágico y el dionisíaco naufragan en este enorme atado de lujurias
en angustia, y la acometida agonal
se estrella la cabeza en las murallas enarboladas de sol caído,
trompetas botadas, botellas quebradas, banderas ajadas, ensangrentadas
por el martirio del trabajo mal pagado;
escucho la muerte roncando por debajo del mundo
a la manera de las culebras, a la manera de las escopetas apuntándonos
a la cabeza, a la manera
de Dios, que no existió nunca...

Entiendo el infierno universal, y como no estoy viviendo
en el techo del cielo, me ofende personalmente la agresión
arcangélica de la Iglesia y el Estado,
el “nido de ratas”, y la clínica metafísica de “el arte por el arte”...

Las batallas ganadas son heridas marchitas, pétalos
de una gran rosa sangrienta,
por lo tanto combato de acuerdo con mi condición de insurgente,
dando al pueblo voz y estilo...

A la agonía de la burguesía, le corresponde esta gran protesta
social de la poesía revolucionaria, y los ímpetus
dionisíacos tronchados o como bramando
por la victoria universal del comunismo,
o relampagueando a la manera de una gran espada o cantando
como el pan de casa modesta
emergen de la sociedad en desintegración que reflejo
en acusaciones públicas, levantadas como barricadas en las
encrucijadas del arte;
mis poemas son banderas y ametralladoras,
salen del hambre nacional hacia la entraña de la explotación humana,
y como rebota en Latinoamérica
el impacto mundial de la infinita energía socialista que asoma
en las auroras del proletariado rugiente,
saludo desde adentro del anochecido la calandria madrugadora;
y aunque me atore de adioses que son espigas y vendimias
de otoños muy maduros,
el levantamiento general de las colonias, los azotados y los fusilados
de la tierra encima del ocaso de los explotadores
y la caída de la esclavitud contra los propios escombros
de sus verdugos,
una gran euforia auroral satura mis padecimientos
y resuena la trompeta de la victoria en los quillayes y los maitenes
del licantenino...

Indiscutiblemente soy pueblo ardiendo,
entraña de roto y huaso, y la masa humana me duele, me arde, me ruge
en la médula envejecida como montura de inquilino de Mataquito,
por eso comprendo al proletariado no como pingajo de oportunidades
bárbaras,
sino como hijo y padre de esa gran fuerza concreta de todos los pueblos,
que empuja la historia con sudor heroico y terrible
sacando del arcano universal la felicidad del hombre, sacando
del andrajo espigas y panales...

Tranqueo los pueblos rugiendo libros, sudando libros,
mordiendo libros y terrores
contra el régimen que asesina niños, mujeres, viejos con macabro
trabajo esclavo, arrinconando en su ataúd
a la pequeña madre obrera en la flor de su ternura,
ando y hablo entre mártires tristes y héroes de la espoliación, sacando
mi clarinada a la vanguardia de las épocas, oscura e imprecatoria
de adentro del espanto local que levanta su muralla de puñales y de fusiles...

adiós! ... cae la noche herida en todo lo eterno por los balazos del sol
decapitado que se derrumba gritando cielo abajo...

No hay comentarios.: