Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

jueves, noviembre 13, 2008

Maderos a la deriva

Maderos a la deriva (Impreso IGD). Último trabajo del poeta oriundo de Buin, Iván Cortez, autor, entre otros libros, de Campanas en la noche (1972) y Jornadas del árbol y del hombre (1999). También ha publicado numerosos artículos con comentarios literarios y semblanzas costumbristas, principalmente acerca de su pueblo natal. Su libro Buin en el corazón, lleva varias ediciones.

En esta entrega, Cortez mantiene sus temas preferidos, pero reordenados e incorporando elementos nuevos que el desarrollo social y el conocimiento nos entregan. El hombre aparece y desaparece permanentemente desde su pasado, con su lenguaje coloquial a cuestas. Maderos a la deriva es un libro, a mí entender, de la nostalgia y la esperanza. Quizá de cierta ingenuidad respecto al destino del ser humano sobre la tierra, aunque esto no debe entenderse como una sentencia absoluta. El poeta tiene fe en el futuro y lo expresa: “De planeta en planeta iremos/ -peldaño a peldaño-/ Tras los manantiales de la nueva Tierra Prometida”. Varios de los poemas hacen alusión al universo, más allá de nuestro planeta, como una expectativa de futuro. Pero los elementos que son centrales en la poesía de Cortez, se refieren a lo rural, a los ríos (abundan los ríos), a los árboles y melancolías bucólicas. También está presente la familia y el sentimiento de amistad. El autor entrega su mensaje con transparencia y sencillez, buscando a través del poema una relación más idílica entre los seres humanos: “Me emociona ese hombre/ empecinado en rescatarme de las sombras./ Cada mañana viene hasta mi lecho de enfermo/ con sus redes invisibles y su pan luminoso,/ este sencillo mensajero,/ para recordarme el paraíso perdido”

No hay comentarios.: