Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

martes, mayo 27, 2008

EN MEMORIA DE
LUKÓ DE ROKHA

Mientras la lluvia se escurría sobre los paisajes del otoño, la pintora Lukó de Rokha inició un viaje para reencontrarse con las ausencias de su hijo Pablo y el poeta Mahfud Massís, compañero de toda la vida. Ausencias que jamás perdonó al destino, pero que no amilanaron su amor por el arte y la literatura.
Lukó nos dejó sus pinturas, que reflejan su compromiso con la vida. En sus telas, estampó los colores de la justicia, el dolor del ser humano y la esperanza de un mundo mejor. También nos dejó su perseverancia como artista y su generosidad con los jóvenes creadores. En una entrevista, dada a revista Punto Final (N° 524), nos decía: "Pienso que la juventud realiza una labor importante en la plástica, en la literatura, en general en el arte, lo que es muy loable dado los años de oscurantismo cultural que vivió Chile durante los años de dictadura". Creía en eso, y permanentemente recibía, en su casa, a pintores, poetas y artistas, que daban sus primeros pasos, para conversar con ellos y transmitirles su experiencia. Al momento de su partida, trabajaba en las telas que serían parte de una exposición que será inaugurada el 16 de Junio en la Biblioteca Nacional, lugar donde realizara su primera exposición siendo muy joven. En aquella ocasión, el poeta Vicente Huidobro le compró su primer cuadro.
Lukó siempre fue enemiga del ditirambo y las alabanzas, pero quisiera cerrar estas líneas con las palabras que el muralista mexicano, David Alfaro Siqueiros, expresó acerca de sus pinturas: "Detrás de ellas hay una sensibilidad que se estremece en el color y las líneas del dibujo, fino, preciso, en que circunscribe su mundo de invenciones mágicas en permanente expansión". Creo que nuestra querida amiga se merece ésta y muchas alabanzas más.

No hay comentarios.: