Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

domingo, diciembre 16, 2007

La noche de orilla a orilla



Están detrás, siempre detrás, los aurigas enmascarados, con la conciencia arremolinada entre las últimas hojarascas que los ahuecan. Arrojan las bestias a galope tendido sobre llanuras y llagas, van carcomiendo los cimientos de los ríos como en una hecatombe de vísceras humanas. Tienen su altar en los templos deslavados y espurios. Desde allí emergen cada noche de amapolas negras para sitiar la bella ciudad de los ensueños. Profanan el mármol de las vírgenes aladas de los cementerios y se recogen al amanecer con los dientes festivos...

No hay comentarios.: