Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

lunes, septiembre 10, 2007

Pablo de Rokha,
un día como hoy...

Hace treinta y nueve años, un 10 de Septiembre de 1968, Pablo de Rokha, el poeta que deslumbró las imágenes en la poesía, decidió partir al infinito, con la claridad de los valientes. Para recordarlo, reproducimos acá algunos fragmentos de su libro Los Gemidos (1922). La poesía chilena escrita hasta la fecha de publicación de Los Gemidos era una poesía que se mantenía dentro de los márgenes del romanticismo y el modernismo, con una temática donde sobresalía el sentimiento amoroso y el paisaje social sin la desgarradura real que lo atormentaba. Los Gemidos vino a romper con todo eso.

"Yo canto, canto sin querer, necesariamente, irremediablemente, fatalmente, al zar de los sucesos, como quien come, bebe o anda y porqué sí; moriría si no cantase, moriría." (...) "cantar, cantar, cantar...- he ahí lo único que sabes Pablo de Rokha" (...) "Los cantos de mi lengua tienen ojos y pies, ojos y pies, músculos, alma, sensaciones, grandiosidad de héroes y pequeñas costumbres modestas...," (...) "rodaré sonando eternamente, como el viejo nidal, como el viejo nidal, como el viejo nidal, como el viejo nidal en donde anidan Todos los gorjeos del mundo!...".

"Se parece a la iglesia del Pueblo; el modestísimo olor a gestos rurales, la religiosidad honrada, honrada y honesta que diluye su ateísmo...," (...) "Mujercita al rojo es, mujercita al rojo; caldea el amor sus entrañas adolescentes...,".

"Cantando, maduraba mi sexo fúnebre y un sol de cien millones de millones, de millones de años, abuelo de la tierra, abría, abría sobre mi juventud fatal el sentido del mundo..." (...) "oh! Epitalamio, oh! Epitalamio: ya las penas antiguas se me cayeron como muchas hojas secas...".

"Al sol le duelen, le duelen los huesos, el pobre está resfriado y con reuma; a intervalos se lleva el pañuelo a las narices, estornuda, y se abre a ras de lo infinito...".
"Sobre el grande cementerio y las pardas, ruinosas techumbres del mundo, cantan los pianos de la lluvia, los pianos de la lluvia, melancólicos, la antigua canción de las goteras.. .-... El otoño se fue deshojando flores amarillas y puñados de lágrimas".

"Andando, platicando, andando con la tierra por los caminos varios, se me caen los gestos de los bolsillos, -atardeciendo olvidé la lengua en la plaza pública...-, no los recojo y ahí quedan, ahí, ahí, como pájaros muertos en la soledad de los mundos, corrompiéndose; el hombre corriente dice: ‘son colillas tristes’, y pasa" (...) "Arañándome los cantos la congoja y el vientre, con las peludas garras siniestras de lo infinito; voy a abortar un mundo; (mis calzoncillos, mis calzoncillos se ríen a carcajadas!...)" (...) "Universo, Universo, ¡cómo nos vamos borrando, Universo, tú y yo, simultáneamente!... ... ...".

4 comentarios:

Marcelo Arce dijo...

En la memoria siempre el señor De rokha y su balazo inmortal.

natalia m dijo...

el amigo piedra , que me gusta este ñor
saludos
natalia molina

Poesía-Periferia dijo...

Lindo homenaje a este poeta que varios empezamos a descubrir no hace tanto. Muchas puertas abiertas quedaron tras su partida. Una de ellas, la épica social americana, parece volver a reclamar su lugar en nuestras letras. Digo esto mirando el devenir de nuestro continente.

Un abrazo fraterno desde la periferia.

"Cuando los perros mojados del invierno aúllan, desde la otra vida, y, desde la otra vida, gotean las aguas, yo estoy comiendo charqui asado en carbones rumorosos..."

PABLO DE ROKHA
("Soy el hombre casado")

Anónimo dijo...

un homenaje con gusto a poco, la foto prometia, sin embargo, la nota bastante escueta, y la seleccion,... bueno es de algo de Rokha, en ese sentido bien....

andres v.