Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

viernes, diciembre 01, 2006


¿DIOS O SATANÁS?


Sin duda que la mayor creación del hombre, se llama Dios. Personaje inconmensurable y omnipotente, cuyo origen se remonta casi al mismo instante en que el hombre comienza a desarrollarse como ser social. A diferencia de otras creaciones humanas, ésta se convierte en una figura dominante y en un perjuicio para los pueblos, quienes sudando ignorancia y miedos ancestrales se inclinan ante él, humillándose y rindiéndole culto como el vil esclavo al amo.

La precaria inteligencia de los primeros habitantes de la tierra para poder comprender los fenómenos naturales, las enfermedades y los sueños, unido al temor provocado por la indefensión ante el entorno misterioso y desconocido, llevó a que se buscaran explicaciones más allá de la propia naturaleza. Las visiones de parientes o amigos ya muertos, en los sueños, por ejemplo, dan paso a la creencia de la inmortalidad del alma.

Dios, como ya dijimos, es creación del hombre. Luego, ciertos hombres (brujos, druidas, sacerdotes, canutos...) se apoderan de esa creación al darse cuenta de los beneficios que les traería. Así, mientras la historia avanza, la religión (en sus diferentes expresiones) se va afincando en las civilizaciones hasta quedar cimentada como una verdad indiscutible para los pueblos del mundo. El Dios "bueno" se impone, se le levantan templos e iconos para ser adorado. Sus sacerdotes, apoyados por las clases dominantes, imponen reglas morales, económicas y políticas en su nombre, siempre vinculadas a la opresión. Entonces, gracias a ello, fundamentalmente, Dios, la creación del hombre, pasa a ser su celador, el que castiga a los pecadores, a quienes no cumplen sus leyes divinas, siempre, claro está, en mandato del amor, la bondad, la solidaridad, pues Dios es bueno, representa la libertad, es el que nos ofrece el paraíso después de la muerte, en él la maldad no tiene cabida, el mal viene de Satanás, ángel malévolo, causante de todas las desgracias de los hombres sobre la tierra, provocando guerras y horribles desgracias. Promueve la lujuria, la liberación de los sirvientes, catástrofes climáticas y toda suerte de desventuras. Satanás reniega del poder "blanco" de Dios y por ello es expulsado del cielo, siendo arrojado a la tierra para desgracia de sus habitantes, dando inicio al combate universal entre el bien y el mal.

Ahora, supongamos, por un momento, que este ser divino tiene existencia real y de verdad es el gran creador de todos nosotros: Dado su poder de hacer y deshacer a su antojo, resultaría muy valedero llegar a repudiar su actitud, puesto que siendo tan misericordioso y lleno de bondad, sería incomprensible que haya creado un mundo tan terrible e injusto, donde el pecado y posterior arrepentimiento son la única salida para lograr la salvación. Y es aquí donde aparece Satanás, como justificación de la maldad. Pero la verdad es otra: Dios es la justificación de Satanás, tal como el tirano es la justificación del guerrillero que lucha por la libertad. Por lo tanto, el deber del hombre sería rebelarse contra Dios, incluso su ajusticiamiento sería legítimo.

No es digno tener dioses ni postrarse ante nadie, el hombre es capaz de lograr su propia salvación aquí en la Tierra gracias a su esfuerzo e inteligencia. Así que si usted, algún día, se encontrara cara a cara con el tal Dios, a la vuelta de cualquier esquina, no dude en exterminarlo, la humanidad se lo agradecería por los siglos de los siglos... Así sea.

Alejandro Lavquén





2 comentarios:

Soledad Pereyra dijo...

Sr. Lavquén: Le agradezco la exposición de su pensamiento o teoría, la síntésis y claridad con la que la expresa.´
Coincido totalmente con usted, es más pienso lo mismo, me declaro atea desde los doce años, cuando aún estudiaba en un colegio católico. Y mis experiencias de vida han reafirmado esta convicción o deserción de la fé en dioses, generados por miedos e ignorancias de nuestros ancestros. Utilizados por los primeros humanos más inteligentes del resto, que lo usaron para su provecho y hoy día se perpetúa en autoproclamados herederos, que son los mayores exponentes "del mal" y esclavizan la mente de la gran mayoría de la humanidad.
Por otro lado estimo que a muchas personas se les hace la vida más fácil, sencilla y hasta les da razones para vivir, cuando tienen un dios a quien amar y encomendarse. Por muchas razones necesitan creer en un dios todopoderoso,ya sea que se parezca a papá noél, sea un volcán o la luna.
Le saludo muy atentamente. Soledad Peryra.

Anónimo dijo...

Estimado Lavquén.
No opino como usted en ningun punto, si bien respeto su postura, me atreveria a decirle que falla en la gran mayoria de todos los comenantarios detallados, nada es porque si y no todo tiene que ver con Dios, el hombre por naturaleza esta inclinado de constante al mal desde que se aparto de Dios en el principio, Dios existe y Satanas tambien existe, asi como existimos usted y yo.La cuestion en el asunto pasa por un tema de fe, y no de "inteligencia", nadie puede hacerse salvo aqui en la tierra por sus meritos o por usar la inteligencia y tratar de ser "bueno", de todas maneras la solucion viene a traves de Cristo, quien murio por nosotros y siendo resucitado nos da la posibilidad de resucitar con el si creemos en su nombre y como el Hijo de Dios.
Como supondre, ya le habran hablado de Jesus. mi opinion a todo esto, es que mas alla de las creencias que uno puede tener o no, nada esta librado a la buena o mala de Dios, el hombre tambien tiene su parte en el mundo con sus acciones, tambien esta satanas, pero no todo es su culpa. y tambien por supuesto esta Dios que como creador del universo tiene el dominio absoluto de todo, y en su voluntad permisiva permite que pasen ciertas cosas pero hay una razon, hay cosas que tienen explicacion y se puede usar la "inteligencia" para entenderlas, pero hay otras que no y ahi entra en juego la fe y las convicciones de cada uno, espero haber podido ser claro en mi opinion y espero haberle sido de utlididad alguna.
Mi nombre es Pablo Sassone.
Saludos.