Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

domingo, agosto 21, 2016

Entrevista a Jorge Baradit



El escritor Jorge Baradit ha logrado un éxito poco común en nuestro país con los dos volúmenes de La historia secreta de Chile (Editorial Sudamericana). La publicación no ha estado exenta de controversias debido a que el autor no es un historiador profesional. Baradit había publicado anteriormente literatura fantástica. Entre esos libros están Ygdrasil (2005), Synco (2008) y Lluscuma (2012). En conversación con Punto Final, Baradit se refirió a las controversias provocadas por La historia secreta… y otros temas. 

LEER ENTREVISTA EN: 
http://alejandrolavquen.cl/entrevista_jorgebaradit.htm

viernes, agosto 19, 2016

Conversaciones sobre Palestina


(LOM Ediciones, 165 pág.). Noam Chomsky e Ilan Pappé se refieren a la situación del pueblo palestino, cuyos derechos son violados por el Estado de Israel sistemáticamente. La traducción pertenece a Clorinda Zea y la edición estuvo a cargo de Frank Barat. Chomsky es un destacado lingüista y activista político. Por su parte, Pappé es profesor de historia de la Universidad de Exeter y contrario a la creación del Estado de Israel, porque “el sionismo es más peligroso que la militancia islámica”. La última acción de Israel contra el pueblo palestino fue la llamada Operación Margen Protector, que terminó en 2014 con cientos de muertos y apropiación de más territorios palestinos. Cuando se le pregunta a Noam Chomsky si cree que es posible una Primavera Israelí, responde: “Durante los diez últimos años en particular, la mentalidad y la política israelíes han dado un giro muy marcado hacia la derecha, hacia el nacionalismo israelí, hacia un mayor extremismo; hay una suerte de aislamiento defensivo muy similar al que se dio en Sudáfrica hacia el final del apartheid.” (…) “Por ejemplo, durante el brutal ataque a Gaza denominado Operación Plomo Fundido, las escenas de espectadoras y espectadores israelíes sentados en sillas de playa en las colinas aplaudiendo cada vez que caía una bomba. Esto supera la obscenidad”.

Voces del periodismo


(LOM Ediciones, 191 pág.). Subtitulado “Reflexiones sobre un quehacer en permanente construcción”, el volumen da cuenta, en el marco del sexagésimo aniversario del Colegio de Periodistas de Chile (11 de julio de 1956), de artículos escritos por diecinueve profesionales del oficio. Los textos se distribuyen en cuatro capítulos: “Apuntes de la historia”; “Tiempos de dictadura”; “De transición y democracia” y “Nuevos horizontes, nuevas reflexiones”. Sus autores: Esteban Valenzuela, Carlos del Valle, Ethel Pliscoff, Jorge Escalante, Álvaro Hoppe, Sergio Campos, Alejandro Guillier, Víctor Herrero, Alejandra Matus, Javiera Olivares, María Olivia Mönckeberg, Francisco Martorell, Abraham Santibáñez, Juan Pablo Cárdenas, Paula Correa, Vanessa Sabioncello, Raúl Rodríguez, Patricio Segura y Manuel Bonifaz. En el prólogo, Jorge Donoso Pacheco,  presidente del Colegio de Periodistas, explica que este libro “no pretende ser la última palabra oficial sobre el periodismo en Chile. Busca, simplemente, ser un recuento de voces sobre diversos aspectos relacionados con ese hacer al que muchos hemos dedicado nuestra vida”.

Un lugar para los libros


(LOM Ediciones, 158 pág.). Reflexiones del Encuentro Nacional sobre Cultura Escrita y Prácticas Lectoras. La coordinación es de Cristóbal Moya y Lorena Fuentes, quienes explican que “el análisis colectivo que construyen estos textos exploran el lugar de los libros, la cultura escrita y la lectura en el horizonte de las transformaciones tecnológicas, políticas y culturales del último tiempo, ofreciendo miradas diversas e incluso contrapuestas sobre estos mismos temas”. Quienes exponen son: Grínor Rojo, Anahí Troncoso, Carolina Gainza, Martín Hopenhayn, Bernardo Subercaseaux, Pierina Ferretti, Lorena Fuentes, María Eugenia Domínguez, Paulo Slachevsky, Cristóbal Moya, Felipe Espinosa y Gino Bailey.

lunes, agosto 08, 2016

Premio y poetas



A propósito del  Premio Nacional de Literatura y la poesía chilena

Al acercarse la fecha de entrega del Premio Nacional de Literatura 2016 (este año corresponde, debido a un reglamento de facto, a un poeta), proliferan las columnas, en los medios ad doc, acerca de quién o quiénes son los candidatos más calificados para obtener el galardón. Académicos, críticos, editores y, obviamente, poetas, además de resaltar las virtudes de sus candidatos se refieren a la situación de la poesía chilena de antes y de hoy. Pedro Gandolfo en revista de libros de El Mercurio, escribió sobre “la nueva savia de la poesía chilena”. Otros hablan de la relevancia de la generación del sesenta, de la impronta de los “poetas mayores” o de la pobreza de la poesía nacional en los últimos tiempos. El crítico Ignacio Valente ha manifestado esto último en varias oportunidades.  

Suceden cosas curiosas en la comunidad literaria. Lo primero, es la sacralización de la poesía, como si el oficio de poeta fuera por antonomasia superior al resto de los oficios. Prolifera la tendencia de encasillar todo en ismos, generaciones, género y otras estanterías. Los poetas nacidos en los setenta y ochenta, salvo contadas excepciones, escriben casi por parejo desde la teoría, teorizando cada verso, estrofa o poema, con la mira puesta en la crítica, para complacer tal o cuál canon. En general, estos cánones se definen desde grupos de poder con llegada a ciertos medios de comunicación y profesores de universidades prestigiosas. De hecho algunos creen que los únicos poetas importantes en Chile son los que publica la colección de poesía de la UDP o las ediciones de la Universidad de Valparaíso. Prima el culto. Cuando un poeta muere joven, en magras circunstancias o se suicida, inmediatamente es canonizado como un poeta de fuste, de gran relevancia para las letras. Otros son canonizados por su anecdotario y mitología. Así, suma y sigue. La beatería literaria no deja ver la realidad poética. Incluso, algunos escriben como si lo hicieran desde Londres o París. No existe autenticidad ni identidad, y el sujeto social se convierte en un ente de programa matinal o santo de academia. Me parece que en todo esto prima mucho la ignorancia y falta de lectura, principalmente, de los clásicos grecolatinos y de la poesía prehispánica. Lo peor de todo es cuando se califica a la poesía por género o etnia, o por tendencias feministas o de otra índole. Una feminista no es buena poeta por el sólo hecho de ser feminista, y lo mismo corre para los escritores indígenas, gay, académicos, etcétera.

Respecto al premio nacional, es un premio donde no están claras –o bien definidas- las razones que deberían primar para otorgarlo a tal o cuál poeta. ¿Lo merecían Enrique Lihn y Jorge Teillier? Claro, como también lo podrían haber merecido Rolando Cárdenas o Roberto Parra, entre otros. En cuanto a las acusaciones de machismo porque el premio lo han obtenido apenas cuatro mujeres, son absurdas, nada tiene que ver con el machismo, sino con obras. En relación a quienes lo han obtenido, sin duda que hay premios entregados por razones socio-políticas y de lobby más que por una relevancia literaria. Eso nadie lo podría negar. En otro aspecto, como el premio es controlado por una elite intelectual definida como “docta”, jamás han sido considerados los poetas populares o trovadores. Lo que resulta una discriminación clasista con ribetes de cierta ignorancia. Pienso, además, que hay muchos poetas sobrevalorados, incluso algunos que se aniñan solos y son eficientes publicistas de sí mismos más que excelsos poetas. Así están las cosas. Y como todos dan sus candidatos, daré los míos. La terna finalista debería ser: Patricio Manns, José Ángel Cuevas y Pedro Lastra. Si fuera jurado, mi voto sería para Patricio Manns, sin duda alguna.

sábado, agosto 06, 2016

Entrevista a Carlos Tromben



El escritor y periodista Carlos Tromben presenta su libro Crónica secreta de la economía chilena (Ediciones B). Crónica periodística que “reconstruye la trama desconocida que se tejió entre 1974 y 1994, período en que se privatizó buena parte de las empresas que habían sido creadas por el estado chileno. Años de experimentos, precariedad, individualismos y bulladas bancarrotas. Los protagonistas del entonces, todavía, ejercen una influencia mayúscula en el acontecer político y económico del Chile de hoy, heredero –quizás hijo, quizás fantasma- de ese país que olvidamos”. El autor conversó con revista Punto Final

LEER ENTREVISTA EN:

viernes, agosto 05, 2016

La autopsia fallida de Alberto Mayol



El sociólogo Alberto Mayol nos presenta su libro Autopsia ¿De qué se murió la elite chilena? (Catalonia, 330 pág.), un volumen cuyo título provoca expectativas sobre el tema, así como acerca del causante -o los causantes- de la muerte de tan distinguido sector social. Pero éstas se diluyen al avanzar en la lectura, al encontrarnos con obviedades y digresiones que más parecen aspavientos de erudición que aportes al tema (la muerte de la elite chilena). En ese sentido, habrían bastado cien páginas, trescientas son demasiado. Surge la pregunta: ¿para qué publicar un libro de estas características, que además está escrito para la elite a la que se extiende certificado de defunción? Claramente el libro es como el vespertino La Segunda, que sólo lee la elite, no el pueblo. El pueblo lo que pide es soluciones concretas para acabar con los abusos de esa elite y no latos análisis y estadísticas para ser discutidos en espacios –paradojalmente- elitistas. Es lo que ocurre con Autopsia de Alberto Mayol.

En cuanto al tema de fondo, el sociólogo se equivoca. La elite no está muerta ni en un estado de crisis que pudiera fulminarla. Esa es una lectura incorrecta y simplista. No dudamos de las buenas intenciones de Mayol, pero no basta con describir las características de la elite y sus acciones deshonestas para afirmar que ha muerto. Está viva y la crisis es sólo de credibilidad, pero eso no la liquida. Tampoco a la elite le interesa mucho la opinión de la gente. Ninguna elite ha sucumbido por “crisis internas”. Eso ocurre sólo cuando es desplazada del poder mediante la fuerza. Es una ingenuidad pensar lo contrario.

Asegurar que la elite pasa por un debilitamiento estructural y necesita una autopsia resulta por lo menos dudoso. Lo que la elite hace, cuando se ve cuestionada por la opinión pública, es sacrificar a algunos de sus miembros y cambiar de formato, nada más. Pero continúa ejerciendo su poder e imponiendo sus abusos. Abusos que se concentran en la vieja historia de la explotación del hombre por el hombre en sus diferentes manifestaciones. En el caso nuestro, en la implementación más implacable del neoliberalismo, conducida alternadamente por moros y cristianos. Si bien el libro es un aporte a la discusión política y entrega elementos de juicio, no es la panacea que nos indique el camino de la liberación. Porque si no hay cadáver, no puede haber autopsia.

domingo, julio 24, 2016

Escritos bárbaros


(LOM Ediciones, 232 pág.). Conjunto de Ensayos sobre razón imperial y mundo árabe contemporáneo a cargo de Rodrigo Karmy Bolton, profesor e investigador del Centro de Estudios Árabes de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile. Algunos de los ensayos son: “Siria más allá de Siria”; “Lévinas y el sionismo”; “Palestina o la inquietud de los hablantes”; “ISIS o acerca del fin del Estado árabe moderno”. A pesar de ser motivo de constantes menciones en la prensa mundial, el conocimiento del mundo árabe no es profundo en nuestra sociedad y existen muchos prejuicios sobre su historia, cultura y desarrollo político actual. Este libro viene a ser un aporte para reflexionar sobre aquellos temas.